Nada de lo que escribió lo hizo en vano, siempre usando metáforas, arte que no es común que haga sentido a todos nosotros. 
La inspiración de Nano, para esta canción,  se basa en la incertidumbre que acompaña la vida de los artistas. Incertidumbre que los marca.

   -  ¿Volverán hoy mis musas a acompañarme? -

El espíritu al que pide que regrese, son esas musas, las que, cuando están, entregan armonía y movimiento al artista, sensación que quisieran tener siempre. 
Sin embargo, Hay momentos de desazón en que aparece la noche, una noche que no deja crear o demora los frutos buscados. 

Al  día siguiente, al retomar,  se parte por ordenar el taller (enseñanza de las disciplinas artísticas) y se busca con aquella noche que ya queda atrás
En la canción, Nano pide a ese espíritu, que regrese y que el viento no se  adueñe de las hojas de sus poemas, cuentos, canciones, pensamientos...
Teme que la inspiración no vuelva, pide su regreso con señales para enfrentar el  mar de la vida, con el que luchamos permanentemente, y en el que nos sumergimos sabiendo que a partir de algún instante, no habrá retorno.